Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario. Al hacer clic en cualquier enlace de este sitio web usted nos está dando su consentimiento para la instalación de las mismas en su navegador.
Más información

LA TORRAZA

Una ruinosa Atalaya, testigo mudo de remotas edades, se alza en lo alto del pueblo. Sus

Torraza

Torraza

cimientos nos hablan de un origen romano como monumento funerario. En la época medieval recrecieron sus muros conformándola en atalaya defensiva formando parte de las murallas y el castillo que existió antiguamente. En la época musulmana, hace 12  siglos allá por el año 842, era uno de los bastiones de Muza ben Muza.El año 1110 cuando Alfonso el batallador, Rey de Navarra y Aragón, nos reconquistó para siempre. No por eso los musulmanes abandonaron la villa, convivieron con los cristianos durante siglos. En el año 1515, se les obligó a marcharse o convertirse doblando la cerviz ante el Yugo cristiano y despojados de sus bienes.

Aunque la mayoría se quedó siendo obligados a ser bautizados y además pasaron a ser idiados y perseguidos, adoptaron otros nombres. Se les llamó conversos, moriscos o Morotos, vocablo que curiosamente todavía se conserva en nuestra cultura local. El apodo de los Valtierranos es Teo y el de los arguedanos Moroto. Mientras Teo viene a significar cristiano viejo, moroto significa converso. Autores como Quevedo reflejan en sus obras el argot de aquella época que aquí se conserva.